PROPUESTA DE ACTUACIONES PARA PARAR LA INSTALACIÓN DE LOS NUEVOS CONTADORES DE LA LUZ

El reglamento europeo obliga a las distribuidoras a renovar la totalidad del parque de contadores, si bien permite un margen de incumplimiento del 2%. Este margen del 2% supone centenares de miles de personas.
Aun así, si de manera individual se iniciaran las actuaciones adecuadas, se podría conseguir parar o incluso revertir la instalación de los nuevos contadores, como se ha hecho en otros países, donde es opcional.
Para iniciar este proceso, las entidades Salud Activa y ENSALUT, con el asesoramiento legal adecuado, ofrecemos una vía de acción para intentar conseguir, tal como ya hemos hecho en el primer caso, la aplicación de medidas cautelares para aquellas personas que quieran oponerse al cambio del contador de la luz. El hecho de haber conseguido la aplicación de medidas cautelares hasta que la compañía no aporte la documentación en lo referente a la inocuidad de los contadores (adjuntamos documento), establece un precedente muy esperanzador.

Actuaciones a realizar en caso de no desear el cambio de contador:
a) Abrir un expediente administrativo a la Dirección de Minas con un escrito de queja contra la entidad distribuidora de electricidad esgrimiendo, entre otras cosas, la inexistencia de cumplimiento de la normativa de consumidores por no demostrar la total inocuidad del sistema de Endesa. Cuando se abre el expediente, se prohíbe (hasta ahora) el corte de luz mientras esté abierto.
b) Abrir un expediente administrativo a Salud Pública por el mismo motivo y pidiendo informe del departamento que demuestre fehacientemente la inocuidad del sistema que se está implantando por la distribuidora.
c) Presentar una denuncia por coacciones contra la persona que firma la carta en la que se amenaza con cortar la luz. Si se desestimara, más adelante habría que ir con procurador (el coste sería unos 100 euros).
d) Presentar una demanda civil contra la distribuidora reclamando la documentación probatoria de la inocuidad del sistema implantado, el respeto a la normativa de consumidores y la declaración de la infracción y, por lo tanto, la no implantación del sistema mientras no se demuestre que no afecta a la Salud. En esta demanda, pedir aplicación la de medida cautelar de prohibición de corte de luz.
e) Enviar carta certificada o burofax a Endesa con copia de todo reclamando no cortar el suministro eléctrico.
Estas actuaciones se realizarán con documentación preparada por el letrado de la asociación Salud Activa, firmada por el propio consumidor y sin gastos más allá del correo administrativo a Endesa, pues los otros documentos se pueden presentar sin coste tanto en la administración como al juzgado.
Si la persona desea que el letrado haga todo el seguimiento de su proceso, el coste será 175 euros más el posible gasto en el caso de desplazamiento al juzgado.
Atendidas tanto las diferencias en la casuística y complejidad de los procesos, como la posible diversidad de respuestas de la distribuidora, de la administración y de las resoluciones de los juzgados, es necesario iniciar las actuaciones legales por separado hasta el momento en que se pueda (si es posible) concentrar los procesos en uno sólo.
Finalmente, una vez obtenida la información de los juzgados, la administración y la distribuidora, se presentaría una demanda de cesación a través de la asociación de consumidores que comportaría parar la instalación de los nuevos contadores, hecho que beneficiaría a todo el mundo.
Además, las personas a las que ya se les haya cambiado el contador, también pueden iniciar actuaciones legales para pedir que se les reponga el antiguo contador.

ROGAMOS SE HAGA LA MÁXIMA
 DIFUSIÓN
Dirección de contacto: 

Saludos muy cordiales,
Asociación Salud Activa y Asociación ENSALUT

Afibrocat participa en el Programa de suport a persones afectades de Síndromes de Sensibilització Central i als seus familiars 2018-2021

Les Síndromes de Sensibilització Central (SCC) són patologies de diferents naturaleses que afecten diferents sistemes del cos, i que va englobar sota aquesta denominació per primer cop el doctor Muhammad B. Yunus l’any 1994.
Els símptomes més característics són: dolor muscular, una fatiga que no es repara amb la son, alteracions cognitives, afectació dels sistemes nerviós, endocrí i immunològic, hipersensibilitat a determinades substàncies químiques i camps electromagnètics, entre d’altres.
El mes de desembre de 2015, com a resultat d’una proposta dels diferents grups municipals, l’Ajuntament de Barcelona va aprovar per unanimitat, mitjançant una declaració institucional, la creació d’un programa de suport específic per a les persones afectades de Síndromes de Sensibilització Central (SSC) i les seves famílies a la ciutat de Barcelona, en l’elaboració del qual han de participar representants de les persones afectades.
Sota el comandament del Comissionat de Salut, el Departament de Salut de l’Ajuntament de Barcelona, engega el procés per elaborar el programa.
En el procés d’execució dels continguts de la declaració institucional, s’insta les diferents entitats de persones afectades i familiars a formar part de la Taula de Síndromes de Sensibilització Central, creada per elaborar un programa de consens per al suport específic a les persones afectades d’SSC de la ciutat de Barcelona i les seves famílies.
El programa ha de proposar accions destinades a la millora en la qualitat de vida de les persones afectades de Fibromiàlgia (FM), Síndrome de Fatiga
1 Professor de Medicina a “The University of Illinois” (USA)
www.barcelona.cat/salut 3
Crònica (SFC), Sensibilitat Química Múltiple (SQM) i Electrohipersensibilitat (EHS), sempre treballant des d’una visió centrada en tota la ciutadania.
L’Ajuntament de Barcelona es proposa avançar en un programa que reculli les accions que dotaran a la ciutat de mesures de suport que procuri millorar la qualitat de vida no només de les persones afectades i els seus familiars, sinó de tota la ciutadania, que desestigmatitzi les SSC i proporcioni la informació necessària a la població perquè en tingui un coneixement més ampli.
Ajuntament, institucions, entitats i professionals han treballat conjuntament per identificar i redactar les accions pràctiques corresponents que doten de contingut el programa, i han reconegut les mancances i les necessitats més directes, orientant, així, els objectius generals que cal desenvolupar

Desarrollan un modelo para diagnosticar el síndrome de fatiga crónica en el 70% de los casos

Desarrollan un modelo para diagnosticar el síndrome de fatiga crónica en el 70% de los casos

Afectados reclaman más reconocimiento e investigación para este tipo de patologías BARCELONA, 29 May. (EUROPA PRESS) – Un estudio impulsado por una asociación de afectados por encefalomielitis miálgica-síndrome de fatiga crónica (EM-SFC) de Barcelona ha desarrollado un modelo predictivo capaz de diagnosticar a más del 70% de los afectados, basándose en los tipos de linfocitos que tienen afectados y sus correlaciones, y a través de cálculos estadísticos avanzados. En declaracio …

Leer mas: http://www.infosalus.com/asistencia/noticia-desarrollan-modelo-diagnosticar-sindrome-fatiga-cronica-70-casos-20180529192544.html

(c) 2015 Europa Press. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de este contenido sin su previo y expreso consentimiento.

Un juez reconoce como “gran invalidez” a un afectado de sensibilidad electromagnética y síndrome de sensibilidad química

El juzgado de lo Social número 16 de València ha reconocido la incapacidad permanente con el grado de “gran invalidez” a un hombre que padecía fatiga crónica y fibromialgia, dolencias que sufre desde 2013 y a las que sumó posteriormente una sensibilidad electromagnética y un síndrome de sensibilidad química múltiple.

El afectado, según consta en la sentencia en un caso defendido por el despacho de Domingo Monforte Abogados, se encuentra aislado socialmente y vive en una casa en una zona rural, en compañía de su pareja, aquejada igualmente de sensibilidad química múltiple, por lo que deben restringir el uso de la electricidad al máximo, tener el aseo fuera de la vivienda y se ve obligado a recibir ayuda puntual de una vecina, que se encarga de las gestiones más cotidianas, como la compra y de la limpieza, siempre en condiciones especiales.

En la resolución, contra la que cabe recurso, el juzgado le reconoce el derecho del demandante a la prestación, equivalente al 100% de la base reguladora que le corresponde, y al complemento de gran invalidez, y pagas extras y mínimos que procedan desde julio de 2017. El afectado, de 52 años y analista de sistemas, había sido declarado en situación de incapacidad permanente total para su profesión desde 2013, por sus circunstancias anteriores, aunque pidió revisión de grado en 2017 por los síndromes nuevos.

En julio de 2017, se le denegó la petición. El Instituto Nacional de la Seguridad Social se opuso a su solicitud al considerar que el informe del equipo de valoración de incapacidades no reflejaba una agravación de las lesiones. Sin embargo, de acuerdo con el juez, los hechos probados suponen “sin lugar a dudas” una agravación del estado, y de ello existe una “abundante y clara documentación”.

Para el juez, con estas dolencias, “es más que evidente” que su estado se ha agravado y que no está capacitado para realizar ningún tipo de actividad laboral”. Así, añade que si bien es cierto que no se le puede considerar como dependiente total, por su patología tiene “grandes dificultades” para actividades cotidianas y sin la ayuda de otra persona, su calidad de vida “se ve notablemente reducida, por no decir prácticamente anulada y, con ello, su propia dignidad”.

“NUEVA ESPERANZA”

Para el despacho, este fallo judicial “supone una nueva esperanza a los enfermos afectados por esta patología considerada rara” y supone “la segunda vez que los tribunales reconocen a los enfermos con sensibilidad electromagnética y síndrome de sensibilidad química múltiple, una enfermedad considerada rara, el derecho a percibir, además de una prestación del 100% de su base reguladora, un complemento para poder pagar a una tercera persona que les asista”.

Esta es “una reivindicación de estos pacientes que se ven obligados a vivir aislados por los graves efectos, que la exposición a productos químicos ambientales y electromagnéticos, provocan en su salud”.