Vivir siempre con mascarilla

Ya es oficial. El uso de mascarillas se convierte en obligatorio cuando estemos en espacios cerrados y al aire libre siempre que no se pueda garantizar la distancia de seguridad de dos metros entre personas que no convivan en la misma casa.

La mascarilla pasa a ser, por tanto, parte de nuestro vestuario, algo que no resulta grato pero que a juzgar por lo que dicen los expertos resulta en estos momentos necesario. La relación que hemos tenido hasta el momento con el uso de las mascarillas no nos apasiona, para qué vamos a decir otra cosa.

Si es cuestión de acostumbrarnos vamos a escuchar a quienes por razones de salud usan desde hace tiempo la mascarilla cada día y desde mucho antes de la llegada de la pandemia. Vamos a preguntarles sobre cómo llevar lo mejor posible esta nueva obligación con la que debemos convivir.

Escucha la entrevista con Javier Martínez, presidente de la Asociación de Enfermos de Sensibilidad Central de Castilla y León, una asociación que aglutina enfermos de distintas patologías, síndrome de sensibilidad química múltiple o fibromialgia, entre otras, en las que está indicado el uso de mascarillas.

La Seguridad Social reconoce una incapacidad total a una peluquera afectada de fibromialgia

La mujer padece fuertes dolores y un cansancio generalizado que le impide realizar cualquier trabajo.

La Seguridad Social ha reconocido una incapacidad laboral total a una trabajadora autónoma que regentaba un negocio de peluquería en Sevilla y que padece fibromialgia, una decisión que ha adoptado la propia Administración sin que en este caso la mujer haya tenido que acudir a los tribunales de lo Contencioso-administrativo. Esto demuestra que los enfermos de fibromialgia y fatiga crónica cada vez más son reconocidos por el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS)  como incapacitados a nivel laboral.

La trabajadora, de 51 años y afiliada en el régimen especial de trabajadores autónomos, no tenía reconocida ninguna incapacidad, pero a la vista de resultarle imposible desempeñar su actividad laboral a diario por las patologías físicas que padece, se vio obligada a solicitar una pensión de incapacidad permanente total, ya que de lo contrario podría ver empeorada sus dolencias con el transcurso del tiempo.

Las patologías que padece son varias, entre las que cabe destacar la fibromialgia y migraña, las cuales no le permitían ni realizar las actividades diarias tan básicas como peinarse, ducharse o vestirse, entre otras muchas.

La fibromialgia en su caso le producía fuertes dolores y cansancio generalizado, y un agotamiento lo cual le impide la realización de cualquier profesión, y sobre todo de la suya en el negocio de peluquería, expuesta a diario a numerosos productos de cosmética.

Ante dicho escenario y problemática sobre cómo realizar los trámites de solicitud de incapacidad, esta señora y asesorada por el letrado Álvaro Jiménez Bidón, socio del Bufete Jiménez Bidón Abogados, inició el expediente de incapacidad permanente. Y la resolución del INSS dictada ahora determina que efectivamente padece fibromialgia y migraña, lo cual le imposibilita desempeñar su actividad laboral con el horario y estrés que ello conlleva.

El abogado Álvaro Jiménez Bidón, en su despacho.

El abogado Álvaro Jiménez Bidón, en su despacho. M. G.

La Seguridad Social ha estimado de esta forma la solicitud de la trabajadora y le ha concedido la incapacidad laboral para su  trabajo, lo que representa que la mujer percibirá una pensión vitalicia del 75% de su base reguladora.

Para Álvaro Jiménez Bidón, letrado que ha llevado el caso, “se trata de un logro importante, ya que muchas personas afectadas por estas enfermedades degenerativas y muy dolorosas desconocen la posibilidad de reclamar y obtener así una pensión de por vida”.